El carnaval reúne a locales y viajeros con hambre de conocer antiguas cerebraciones de los pueblos de la quebrada. Algarabía, albahaca, mucho talco, espuma, serpentina y papel picado y la música hicieron de esta, una fiesta inolvidable.

El carnaval de Jujuy es considerado una fiesta popular que toma las características propias del lugar donde se desarrolla. Los más conocidos son el de los pueblos de la Puna o la Quebrada. El carnaval de la Quebrada tomo las características de la cultura española mezcladas con la de la cultura indígena, quienes lo festejan todos los años. En la antigüedad estos días eran conocidos como ‘días de la plebe’, porque era el único momento en que las diferencias de las clases sociales desaparecían y todos festejaban juntos.

En estas fiestas los hombres se liberaban de los esquemas sociales, de los privilegios y de las fuertes estructuras sociales que existían. La figura que representaba el carnaval de esa región era el diablo. Por medio de él la gente podía liberarse de los aspectos negativos que estaban reprimidos durante todo el año. En la cultura jujeña para el festejo se entrelazan las tradiciones religiosas con las paganas.

En el carnaval de la Quebrada de Humahuaca se baila una danza de origen incaico denominada carnavalito. En ella se busca unificar todas las clases sociales. Esta danza se basa en rondas colectivas, ruedas, caracoles que realizan las personas en grupo. El paso para bailarlo es simple, consta de diferentes figuras que deben realizarse sin dejar ninguna pausa. La orquesta que acompaña esta música está compuesta por quenas, guitarras, triángulos, cajas y bombos.

El carnaval de Humahuaca ha crecido con el paso del tiempo, convirtiéndose en uno de los más importantes del país. El brillo del mismo puede disfrutar por varios días y noches. El clima del lugar es festivo, las calles se encuentran decoradas con guirnaldas y es normal escuchar música todo el día mientras las parejas bailan debajo de la sombra de algún árbol.

Por: leticia