AmarelaAmarela

Toreo de la vincha – Casabindo 15 de agosto

Desde las vísperas del 15 de agosto suenan las campanas y revientan bombas anunciando la próxima alegría, se bailará el Suri, y los Caballitos, sí se encuentran quiénes lo saben danzar. Delante de la procesión va un hombre disfrazado de torito, éste danza y adora así a la Virgen del lugar. Casabindo vive pendiente de lo que se ha de realizar frente a la Iglesia, en “la plaza de toros” y con la imagen de la Virgen en la puerta, como bella espectadora divina. Comenzará lo imprevisto y lo improvisado, cualquiera será torero para cualquier torito. Se necesita únicamente uno dosis de valor y agilidad. El secreto del éxito consiste en que el improvisado torero saque, de entre los cuernos del animal, una cinta roja con monedas de plata antigua que lleva atada a los mismos.
Es la misma cinta roja que estuvo a los pies de la imagen de la Santísima Virgen durante la procesión. La imagen de la Virgen será colocada en su nicho, y Casabindo volverá a su silencio y a su soledad.
Durante esta celebración se ofrendan a la Pachamama, madre tierra, comidas, bebidas y hojas de coca.